La protección de su patrimonio frente a reclamaciones por acciones u omisiones que causen un daño a un  perjuicio material o personal  a terceras personas.

Garantiza la estabilidad económica de su actividad.

Adaptación y flexibilidad en función de su actividad y sus necesidades.